La empresa chaqueña AgroBiciuffa celebró este 25 de septiembre sus 16 años de trayectoria comercial y 10 años como concesionario oficial de Case IH. La empresa liderada por Mario Biciuffa, emplazada en la pujante ciudad de Charata, en el interior del Chaco, le ha dado grandes satisfacciones con un marcado crecimiento del concesionario a través de la llegada de Case IH a la provincia, convirtiéndose además, en una importante generadora de fuentes de trabajo a nivel local.

Jesús María y Villa María son las ciudades elegidas por CASE IH, el creador del sistema de trilla axial en el mundo, para dar inicio a su serie de subastas de usados que recorrerá las principales zonas agrícolas del país.

El 05 de Septiembre a partir de las 09:30 am, en las instalaciones del concesionario Agroempresa Máquinas Agrícolas S.A. en su sede de Jesús María – Ruta Nac. N° 9 km 758,2, CASE IH dará comienzo a la gira de remates de equipos usados con el objetivo de facilitar la adquisición de los mismos. Esta será la primera vez que se subasten cosechadoras en el país.

Bajo esta iniciativa, CASE IH ofertará los mejores equipos usados de sus concesionarios, proponiendo una solución más a los negocios de los productores y contratistas argentinos.

En tanto, el segundo evento tendrá lugar en el representante de la marca Ulla Maquinarias de Villa María (autopista Rosario-Córdoba Km 561 y calle Buenos Aires), en la misma provincia.

“A través de esta serie de subastas de usados estamos ofreciendo maquinarias en muy buen estado y que serán de gran utilidad en los campos argentinos pero lo más importante es que hoy estamos brindando la posibilidad de adquirir un equipo al mejor precio del mercado”, aseguró Rodrigo Alandia, gerente de Marketing de Case IH para Argentina y países de América Latina.

Los interesados podrán registrarse previamente en la web (www.caseihusados.com) o a través de su concesionario más cercano. Dentro de estos eventos también se podrán adquirir equipos nuevos, repuestos y agricultura de precisión con descuentos y financiación únicos en el mercado.

 

Rubén Agretti es un experimentado y exitoso productor del norte de Santa Fe. Invitado por ASAGIR, participó de un taller de capacitación donde compartió información a sus pares sobre qué camino hay que seguir para lograr destacados rendimientos en el NEA.

“Si me consultan desde hace cuánto siembro girasol, es como si me preguntaran qué edad tengo”, admite sonriente Rubén Agretti, un referente y pionero junto a su familia en la expansión del cultivo en la región del NEA. Por su larga y destacada experiencia, el productor fue seleccionado por ASAGIR (Asociación Argentina de Girasol) para contarles en primera persona a sus colegas de la zona cuál es el paquete de manejo indicado para aprovechar al máximo el rendimiento del girasol en la región.

Su historia con el girasol comenzó en la niñez, cuando junto a su padre cosechaban el cultivo con tijera en mano. En esa época no existían híbridos y la flor amarilla iba conquistando cada vez más preponderancia en toda la región, a la par que la producción de algodón iba perdiendo terreno. “Nuestros suelos son poco receptivos a la humedad y si hay exceso de lluvias, se encharcan o erosionan. Y por los períodos en que se desarrolla, el girasol nos da mayor seguridad y con un costo de cosecha no tan alto como otros cultivos. No va a rendir como la mejor soja, pero seguramente va a ser mejor que la peor soja”, explica.

Junto a su hermano, Agretti trabaja un campo de 800 hectáreas, entre lotes propios y alquilados,  ubicado en Lanteri, a 30 kilómetros al norte de Reconquista, una ciudad del nordeste santafesino, a la vera de la Ruta Nacional 11. “Ahí nací y crecí toda mi vida. No me expandí a otras zonas”, aclara. Un poco más de la mitad del terreno se dedica al girasol, mientras que en la superficie restante se siembra básicamente soja. “Detrás del girasol generalmente hacemos alguna gramínea, como maíz o sorgo, para incorporar un poco de materia orgánica y darle pelea a la maleza de hoja ancha”, precisa.

Durante la última campaña una gran porción de la zona del NEA fue afectada por Downy Mildew y el campo de Agretti no fue la excepción. Sus rendimientos cayeron hasta un 25%. “Tuvimos 1500 kilos de rinde por hectárea, cuando nuestro promedio histórico es de 1800 y en algunos años podemos superar incluso los 2000”, comenta. Por eso apunta un par de recomendaciones y detalles a tener en cuenta para evitar ciertos dolores de cabeza: trabajar sobre suelo limpio; realizar una buena fertilización con fósforo y amónico; y tener una correcta densidad de planta.

“Siempre pecamos por tener mucha densidad de siembra que es innecesaria. Mi experiencia indica que entre 46 mil y levemente debajo de las 50 mil plantas por hectárea a una distancia de hileras de 52 centímetros, es más que suficiente”, puntualiza el santafesino. En tanto, la fecha de siembra  debería ser en la primera quincena de agosto, porque luego comienza la época de los chaparrones más fuertes en la zona y se corre riesgo de planchado en la siembra. También para fines de agosto y principios de septiembre es el momento en que aparecen orugas y polillas que afectan directamente al cultivo.

En cuanto a la elección de híbridos, Agretti se inclina por materiales de punta y que ya hayan demostrado su eficacia en la zona. “Soy bastante clásico en ese sentido. Siempre busco el rendimiento, pero sobre todo la estabilidad y la sanidad”, aclara. Las características que persigue el productor es que la planta posea buen pie y anclaje para evitar vuelcos ante vientos o tormentas. “En cuanto al ciclo, siempre hacemos una combinación de cortos con largos, porque en los primeros podemos luego hacer algo de maíz o sorgo para combatir las malezas”, detalla.

Por último, la aplicación de herbicidas es una herramienta que el experimentado productor nunca deja de lado. Históricamente ha utilizado acetoclor y pre-emergentes para el control de malezas de hoja ancha, de acuerdo a cómo han sido afectados los lotes. “Ocasionalmente también usamos graminicidas selectivos cuando se escapa la hoja fina y últimamente estamos probando de a poco con CL porque cada vez hay más malezas rebeldes”, concluye.

De cara al futuro, Agretti es bastante alentador pese a los sinsabores que dejó la pasada campaña. Junto a su hermano tienen perspectivas de incrementar aún más el porcentaje de siembra que se destina al girasol. “Luego de la gran sequía que tuvimos en el verano, pasó un aguacero muy grande en pleno otoño que dejó muy buena humedad. Y si el girasol tiene clima seco arriba y humedad en el pie, se nos presenta un muy buen año”,  finaliza.

Fuente: ASAGIR

 

La marca impulsa el mercado de maquinaria agrícola con facilidades para la adquisición de equipos semi-nuevos. Conscientes de la necesidad de algunos clientes de adquirir máquinas usadas y de la disponibilidad de equipos en su red comercial, Case IH implementó un plan para facilitar la rotación de maquinaria. El mismo consta de dos medidas que facilitaran la oferta y comercialización de unidades de segunda mano.

 “Dentro del negocio, sobre todo en el caso de cosechadoras, suele suceder que se toma un usado en parte de pago por el equipo que se está vendiendo y teniendo en cuenta estas circunstancias del mercado propusimos una serie de acciones tendientes a ayudar a la red a rotar más rápido su stock de usados”, informó Marcos Foti, gerente de Desarrollo de Red de Case IH, y agregó: “Esta es una demostración clara del trabajo que estamos realizando con nuestros representantes oficiales en el país, siempre comprometidos con el desarrollo y fortalecimiento de nuestra red”.

En principio, se generó un sitio web para el comercio de usados (www.caseihusados.com) donde la red de concesionarios Case IH  podrá cargar sus máquinas y ofertarlas a precios especiales. Dentro de esta, el público tendrá la oportunidad de segmentar sus búsquedas por producto, concesionario, zona y marca pudiendo encontrar de esta forma el equipo que mejor se adecue a sus necesidades. Aquellas personas interesadas deberán dejar sus datos para que el concesionario correspondiente pueda contactarlos e informarles respecto a la máquina solicitada, además se dará la opción de realizar ofertas propias por los equipos. Por el momento se pueden encontrar en el sitio web cosechadoras Case IH y de las demás marcas del mercado, pudiendo acceder a planes de financiación de CNH Capital.  

A su vez, a partir del mes de agosto se realizará una gira de remates que recorrerá todo el país, donde se subastarán los mejores equipos usados de los 24 concesionarios CASE IH ubicados en las provincias argentinas. Para asistir a la subasta, los participantes tendrán que registrarse previamente en la web o a través de su concesionario más cercano, de esta manera recibirán una precalificación otorgada por CNH Capital que los habilitará a adquirir su usado. Dentro de estos eventos también se podrán adquirir equipos nuevos, repuestos, conocer los productos Case IH y sus atributos.

Al respecto, Rodrigo Alandia, gerente de Marketing de Case IH, expresó: “Nuestro objetivo es que todas las personas tengan la oportunidad de trabajar sus campos con la tecnología de los equipos Case IH. Por eso desarrollamos este plan ofreciendo una excelente financiación, directa de CNH Capital, y adecuándolo a las distintas necesidades del productor actual”.

La implementación del nuevo plan de usados de Case IH complementa la oferta de soluciones que la marca ofrece a productores y contratistas del país y colabora para que el mercado se mantenga en constante actividad.

Durante el otoño y lo que va del invierno 2018, las anomalías térmicas de los océanos que rodean a Sudamérica evolucionaron significativamente.

 Hasta comienzos del otoño, el Océano Pacífico continuaba frío, dando condiciones de “La Niña” deprimiendo las precipitaciones.

Contrariamente, el Océano Atlántico, se mantenía muy caliente, causando una fuerte racha de precipitaciones.

Posteriormente, el Océano Pacífico pasó a un estado Neutral, levemente cálido, al mismo tiempo que el calentamiento del Océano Atlántico se redujo considerablemente.

El incremento térmico observado por el Océano Pacífico Ecuatorial durante los últimos meses ha generado la perspectiva de que la temporada 2018/2019 observaría el desarrollo de un episodio de “El Niño”.

Esta posibilidad está siendo presentada por los medios, especialmente en La Argentina, como una alternativa favorable frente a la sequía que se desarrolló en la temporada anterior.

No obstante, un escenario de “El Niño” dista mucho de ser una situación totalmente favorable.

Para demostrarlo, basta con recordar los problemas causados por “El Niño” en la temporada 2015/2016 y en la secuela que se desarrolló en la temporada 2016/2017, produciendo una fuerte presión de enfermedades, pérdida de calidad, atrasos en las labores, deterioro de caminos, etc, etc, etc.

Aunque la perspectiva de un posible episodio de “El Niño” es compartida por muchos de los principales centros climatológicos internacionales y por la casi totalidad de los organismos nacionales argentinos, es necesario hacer notar que, por el momento esta hipótesis no se encuentra firme.

Para que se desarrolle un episodio de “El Niño” se requiere que unos meses antes los vientos Alisios se debiliten a fin de que , a su vez, se debilite la corriente marina fría de Humboldt, y pueda calentarse la costa americana del Océano Pacífico Ecuatorial.

De hecho, el Indice de Oscilación Sur (SOI) que mide la velocidad de los vientos Alisios, que son el factor formador de “El Niño” se encuentra osciladndo en el rango neutral lo cual, si bien aleja la posibilidad de una “La Niña”, tampoco hace probable el desarrollo de un “El Niño”.

CONCLUSIONES

Hasta el momento, el escenario más probable para la temporada 2018/2019 (70 % de Probabilidad) es que se mantenga un estado “Neutral Levemente Cálido”, en el Pacífico Ecuatorial, mientras que el Atlántico continuaría en una situación levemente cálida, dando como resultado una evolución mucho más cercana a lo normal que las temporadas precedentes.

No obstante, esta perspectiva aún no se encuentra firme, y podría sufrir cambios de rumbo, que es necesario tener en cuenta a fin de que los mismos no nos sorprendan.

Por un lado, con una probabilidad del 20%, podría desarrolarse un episodio de “El Niño”, que de ser acompañado por un calentamiento del Atlántico, podría producir la crecida de los grandes ríos y el anegamiento de áreas bajas interiores.

Menos probable, pero posible, con una probabilidad del 10%, es el desarrollo de un episodio de “La Niña”, que podría causar sequía y bajante de los ríos.

Frente a estas alternativas, será necesario mantener un estado de alerta, a fin de hacer frente, en forma exitosa a las alternativas que vayan presentándose.

Ing. Agr. Eduardo M. Sierra| Docente de Agroeducación